LA LLAMA DE AMOR DEL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA

Llama de Amor del Inmaculado Corazón de María

La Llama de Amor del Inmaculado Corazón de María es una devoción que nace en Budapest-Hungría por una revelación particular recibida por una madre de familia humilde, llamada Isabel Szantó viuda de Kindelman, que enviudó después de 16 años de matrimonio quedando con 6 hijos que tuvo que levantar a fuerza de arduo trabajo y duras jornadas en labores humildes.

A partir de 1961 empezó a recibir estas revelaciones por parte de nuestro Señor Jesús y la Santísima Virgen María, ellos le confiarion el secreto de la LLAMA DE AMOR, QUE ES LA PRESENCIA DE JESÚS EN NUESTROS CORAZONES. ROSARIO DE LA LLAMA DE AMOR DEL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA Puede rezarse en un rosario convencional.

Mientras decimos:

„En honra de las cinco Sagradas llagas de nuestro Divino Redentor Jesucristo“, hagamos cinco veces seguidas la señal de la cruz:

  1. “En honor de la Llaga de la Mano derecha”. Hacemos la Señal de la Cruz.
  2. “En honor de la Llaga de la Mano izquierda”. Hacemos la Señal de la Cruz.
  3. “En honor de la Llaga del Pie derecho”. Hacemos la Señal de la Cruz.
  4. “En honor de la Llaga del Pie izquierdo”. Hacemos la Señal de la Cruz.
  5. “En honor de la Llaga del Costado”. Hacemos la Señal de la Cruz.

En las cuentas grandes de los Misterios, decimos:

„Corazón doloroso e Inmaculado de María, ruega por nosotros que nos refugiamos en Ti“.

En las 3 cuentas pequeñas

Mi Dios, yo creo en ti, porque tu eres infinitamente bueno.

Mi Dios, yo espero en ti, porque tu eres infinitamente misericordioso.

Mi Dios, yo te amo, porque tu eres sobre todo amabilidad y digno de amor.

En las 10 cuentas pequeñas, respondemos:

„¡Madre nuestra, Sálvanos, por la Llama de Amor de Vuestro Inmaculado Corazón!“.

Cuentas grandes despues de cada misterio.

Madre de Dios, derrama sobre la humanidad entera las gracias eficaces de tu llama de amor ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen.

Para terminar, decimos tres veces:

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en un principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, Amén.

Luego decimos: „Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, JESÚS, Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, DERRAMA EL EFECTO DE GRACIA DE TU LLAMA DE AMOR SOBRE TODA LA HUMANIDAD, AHORA Y EN LA HORA DE NUESTRA MUERTE. Amén“.

Print Friendly