Mensajes Anne

12 de febrero del 2018, Noche de expiación en Heroldsbach, la Madre de Dios habla después de la Santa Misa de la ofrenda en el rito tridentino a través de su obediente, voluntaria y humilde instrumento e hija Anne, en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Hoy el 12 de febrero del 2018 hemos celebrado una Santa Misa digna de la ofrenda en el rito tridentino, nosotros celebramos la noche de la expiación y hoy en la noche anexamos 1 hora de penitencia, ya que nosotros nos uniremos a los seguidores de Heroldsbach. El alta de ofrenda y también el alta de María estaban adornados con muchas rosas blancas, el alta de María tenía 33 rosas blancas, por qué la Madre de Dios lo ha recibido en honor a su día festivo. Ella dice a los oradores muchas gracias. El manto de la Virgen era blanco como la nieve y estuvo sumergida en una luz dorada. La Madre de Dios hablara hoy: Yo, vuestra querida Madre y reina de la victoria y Rosenkönigin de Heroldsbach hablo a través de mi voluntaria, obediente y humilde herramienta e hija Anne, que está en la total voluntad del Padre Celestial y solamente repite palabras que vienen de mí. Mis queridos hijos marianos, yo vuestra querida Madre les doy informaciones especiales sobre mi querida hija Katharina la que aún se encuentra en el ancianato Phönix en Göttingen, ella sufre muchos dolores insoportables, por qué el enfermero le prohibió al médico de cabecera darle medicamentos en contra de los dolores, también ha dado la prohibición de internarla en el hospicio, ya que alla tendría mejor atención y ayuda, en el actúa verdaderamente Satanás, el está lleno de odio y solo tiene interés en su cuenta bancaria. Cómo ustedes saben mis queridos hijos marianos, su vida mundana está llegando a su fin, cada día se acerca un poco más a la muerte, no sé entristezcan mi querido pequeño rebaño, que el Reino Celestial ya la espera. Mis queridos niños ustedes son niños de la tierra y se les hace difícil la despedida en la tierra queda alguito de tristeza, pero ustedes saben que en el cielo les espera la Gloria que dura toda la eternidad, por eso les ruego despídanse hoy de vuestra querida Katherina. Cada vez su fuerza se va desvaneciendo más y ustedes lo pueden sentir que está llegando a su fin, ella ya se despidió de la vida terrenal, ella siente que su fuerza se está desvaneciendo, en la última etapa de su vida estará sin dolores y totalmente clara. Todavía tendría que soportar muchos dolores de penitencia por sus cuatro hijos que tienen graves pecados y no se ocuparon de su madre. Aún sufre por ese problema por el que ha sufrido toda su vida. Mis queridos hijos, mi querida Katharina se ha ocupado de sus hijos cómo solo una madre puede hacerlo, pero ellos nunca lo supieron valorar, yo como Madre Celestial la consuelo y estuve a su lado. Ella me honro a mí toda su vida cómo Madre Celestial y eso se lo agradezco celestialmente, le voy a arreglar su habitación eterna por que alla encontrará la felicidad eterna que nunca terminará, allá no habrá más dolor ni más lamentos. Tú mi pequeña eres el reemplazo para sus hijos, pero tú también sufres por ella y ese sufrimiento no te será ahorrado, tú le devolverás todo el amor que ella se merece, ustedes compartieron toda la vida juntas en las buenas y en las malas. Tú te despidieras de ella y le agradecerás todos sus cuidados y no se te hará fácil dejarla ir, entrégasela al Padre Celestial, el la espera para llevarla a la eternidad y darle la felicidad eterna, ella va a recibir todo con su mente despierta cuando tú le agradezcas a ella. Voy a estar contigo y ayudarte para que no sea para ti pesado, porque yo soy tu Madre Celestial que te conoce y sé lo difícil que será para ti, nunca te he dejado sola y te he apoyado en tu sufrimiento, su mente ya está muy lejos de ustedes. Yo te voy a regalar el cuidado que anhelas mi querida pequeña Anne, ten un poquito de paciencia, has luchado hasta el último momento y ahora te va a recompensar el Padre Celestial, has expiados el pecado de su hija. Le voy a regalar este reconocimiento que se arrepienta de todo y qué reconozca su culpa a mi hijo Jesucristo en una santa confesión. Sí mis queridos niños, van a seguir luchando por el cielo, no van a renunciar, porque lo malo todavía ataca, el quiere todavía desalentarlos de la verdad y les quiere arrebatarlos del amor de Dios. Él va a hacer todo lo que le es posible, para desalentarlos del amor de Dios, ustedes son los queridos del Padre Celestial y también mis queridos niños, y esto lo sabe el malo y siempre ve todavía las posibilidades para despreciarlos e insultarlos en la vida mundana. Ustedes van a poder aceptar vuestra Cruz y sufrimiento, sobre todo tú mi pequeña, has sufrido mucho y nunca vas a estar sin sufrimiento y expiación, el Padre Celestial te lo agradece y yo tu Madre Celestial te quiero agradecer por tu preparación para el cielo, todo el tiempo estará con ustedes vuestra Madre Celestial. Así los bendiga con todos los Ángeles y Santos en la Trinidad, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, amen. Estén preparados para los tesoros del cielo, porque estos son eternos, amén. 12 de febrero del 2018 – noche de expiación en Heroldsbach

la Madre de Dios habla después de la Santa Misa de la ofrenda en el rito tridentino a través de su [...]
1 2 3 22