4 de Julio 2015 – Sábado de corazón de María-Conciliado y Reflejado

Mensaje de la Madre de Dios à Anne.

La Madre de Dios habla después del Cenáculo y de la Santa Misa Tridentina, según Pio V, en la casa de la gloria en Mellatz a través de su instrumento e hija Anne

Anne:

Madre Inmaculada y Reina de la Victoria, ruega por nosotros.

Madre Inmaculada y Reina de la Victoria, ruega por nosotros.

Madre Inmaculada y Reina de la Victoria, ruega por nosotros.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

La Madre de Dios habla: Hoy celebran mi Cenáculo en forma respetuosa.

Anne: Durante la Santa Misa y también durante la consagración apareció el Santuario bañado en una luz dorada y el Cáliz del Sacrificio estuvo durante la Misa del Santo Sacrificio en un rojo obscuro. Vi la Sangre de Jesús Cristo que descendió en el Cáliz y en la Hostia Santa. Esa fue la primera vez que se me permite ver esto. El altar de María estuvo así mismo, durante la Santa Misa aluzada en una luz roja oscuro, así como el inmaculado corazón de la Santísima Virgen.

El Sagrado Corazón de Jesús estuvo hoy Sábado de expiación en el Corazón de María conciliado, impregnado de una luz suave roja obscura y los rayos brotaron del corazón de Jesús al Corazón de María. La madre de Dios nos ha dado hoy en su Cenáculo , en su Salapascual, guiándonos, porque ella, como Madre del Cielo, nos puede dar instrucciones especiales del Cielo.

Ahora hablará la Inmaculada Madre y Reina de la Victoria: Yo su Madre del Cielo, hablo ahora y en este momento a través de mi herramienta dispuesta, obediente y humilde; y su hija Anne, que está completamente en la voluntad del Padre del Cielo y solo repite palabras, que vienen del Cielo y hoy de mi, la Madre del Cielo. Mis queridos Hijos, Mis queridos hijos marianos, mi querido pequeño grupo y séquito amado, mis peregrinos de cerca y de lejos, ustedes todos los que quieren seguir el camino recto, quiero saludarlos y agradecerles por sus sacrificios y por su expiación, que les traerá el Padre del Cielo.

Esta expiación es inevitablemente necesaria como un consuelo para mi Hijo amado. El los ama a todos ustedes. Como la medida en que el Padre Celestial anhela vuestro consuelo para su Hijo Jesucristo, quien es deshonrado en la actualidad por las Misas populares. Aún así asisten muchos de mis mensajeros a esta Misa popular. No se han dado cuenta de que ellos se están alistando a un Si a este Modernismo.

Mis mensajeras amadas, ellas las que todavía no reconocen, que El mal está allí en el Santuario, y les entregan su mano. Si ustedes todavía no están listo para unirse a la celebración de la Santa Misa Tridentina, aquí tienen la oportunidad, de ir al internet a la dirección www.kommherrjesus.de:

1. pulse en la foto superior izquierda Anne.

2. enseguida haga clic en Actual (Aktuelles).

3. luego colóquese en la palabra Anne.

4. vaya a la derecha y de clic en Video Opfermesse.

Además ustedes todavía tienen la posibilidad de pedir el DVD de este video. También si lo desea los 5 libros, “Padre Celestial habla”. En la imprenta y la publicación de Mainz-Aachen. Tel. 0241/87 3434. Se publican y son importantes para todo el mundo. Los mensajes ya han sido traducidos en 15 idiomas. Creen ustedes mis amados hijos de María que nuestro Padre Celestial no quiere tomarlos de su mano, y guiarlos hacia el camino recto?

Esta fe católica, que en la actualidad se torna al Modernismo, ha llegado a tocar el fondo del Valle. Este vasto y mayor pecado de impureza, la homosexualidad está, y penetró en esta Iglesia Católica y no van a apartarse. Muchos sacerdotes están lamentablemente adictos a la homosexualidad, incluso muchos obispos y cardenales también. Incluso en el Vaticano el maligno y la impureza están trabajando.

Se pueden imaginar, mi amadas mensajeras, a ustedes quiero yo especialmente hablarles, porque hay mucho que no han entendido, lo mucho que se desea de ustedes en el Cielo, que ustedes celebren este Santo Sacrificio. Por qué se resisten a la voluntad del Padre Celestial? El necesita urgentemente vuestro consuelo. No sean testarudas y orgullosas, ya que de lo contrario el Padre Celestial les retirará estos Mensajes. De hoy a mañana pueden perderlos, entonces habrá llegado el último tiempo y la Iglesia Católica, habrá llegado completamente al final.

Ahora depende de ustedes, mis amadas mensajera perdurar, y arriesgarlo todo por el Padre del cielo y su hijo Jesús Cristo, para ofrecer incluso sus vidas. Hasta el momento son mártires del alma. Pero también pueden convertirse en mártires del cuerpo. Muchos de mis mensajeros dejarán sus vidas. Ahora ha llegado el momento, el momento de la acción. ¿Qué significa esto para ustedes, mis amados hijos y niños Marianos? Que ustedes tomen la lucha, la batalla contra el mal, la batalla contra el mal de la impureza. Ustedes deben oponerse y arriesgarlo todo. A la batalla! La Bandera de la Victoria la tienen asegurada. Entonces solo cuando se aprende a luchar, se puede conmigo vuestra Madre Celestial, alcanzar esta Victoria.

Estoy esperándoles mis queridos hijos marianos. En gran evento tendrá lugar aqui en Wigratzbad. Mi Hijo Celestial aparecerá conmigo en el firmamento. Pero antes de que esto suceda, la visión del alma ocurrirá y los tres días de oscuridad. Prepárense y tengan alimentos almacenados en casa. Con un poderoso trueno, el evento llegará. Muchos perderán sus vidas, porque no soportarán este fenómeno, que tienen que mirar cara a cara, sus propios pecados y transgresiones se realizarán ante sus ojos. A muchos se les dará la oportunidad una vez más de arrepentirse de todo corazón y elegir el camino correcto. Sólo Mi pequeña mensajera aquí en Mellatz tiene la misión misión mundial y su pequeno rebano para salvar Wigratzbad.

El Director de Wigratzbad quiere derribar este circuito el 17 de agosto. ¿No es triste para ustedes saber lo que pretenden el Director con su diácono y sus ayudantes? Mi Antonie esta llorando en el cielo, porque es la fundadora de este santuario de oración. Ella sacrificó todo, y todo será derribado. Todos los Santos deben ser eliminados. Este es el deseo y la voluntad de los masones. Este director en Wigratzbad cede a este deseo de los masones.

Ustedes mi querido pequeño rebano, que diariamente van a Wigratzbad, a orar, serán odiados y perseguidos. Pero esas denuncias irán en su contra. Presten atención cuando se les ordene ir a los tribunales en Kempten. Entonces el Espíritu Santo actuará con todo lo que necesiten decir. Ustedes no trendrán que buscar las palabras, sino el Espíritu Santo lo dirá a través de ustedes. No se preocupen de nada que no sea de acuerdo al deseo y el plan del mismo Padre Celestial. Nada será omitido por El, toda la verdad será atraída a la luz. La mentira será destapada. El Odio y la maldad de Satanas ha tocado la humanidad.

Oren por sus enemigos, para que no caigan en el abismo eterno, porque están a punto. También amo a mis enemigos, mi pequeño rebano amado. Yo como Madre de los sacerdotes, que sufren mucho por consecuencia de este Director y también este Diacono. Yo quiero llevarlos al Padre, y no debo hacerlo, ya que me opondría a la voluntad de mi hijo Jesús cristo. Odian donde debería haber amor. Dicen prácticar la caridad pero persiguen a mis pequenos hijos, que han dado todo por Wigratzbad, por ese lugar. Y todavía sigue esta prohibición. Ellos se hicieron sus propias reglas para no cumplir la voluntad del Padre Celestial.

Pero la voluntad del Padre Celestial es la prioridad y la misión Wigratzbad y se cumplirán en su totalidad. No tengáis miedo mi pequeño rebano amado! Yo como madre, estoy con vosotros. Estoy con vosotros en esta lucha. El mal va rodeándolos como león rugiente, que quiere atraparles, pero no será posible, porque yo, vuestra madre celestial he extendido mi manto sobre ustedes.

Todos los ángeles estarán todos los días acompañándoles ahí. Nadie podrá hacerles daño, si siguen cumpliendo el deseo y la voluntad del Padre Celestial. Los amo sin medida os bendigo en la Trinidad con todos los ángeles y los santos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amen. Sean valiente y audaces y seguid este camino, el camino a Golgatha , siempre a la cumbre. Entonces ganaremos juntos la batalla, vuestra Madre Celestial. Amen.

Registre su correo electrónico para recibir actualizaciones

Print Friendly