25 de Octubre 2015 – Domingo La Fiesta de Cristo Rey

El Padre Celestial habla después de que las Santa Misa Tridentina por Pío V. en la iglesia de la casa en Goettingen a través de su herramienta y su hija Anne.

 Anne: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Hoy hemos celebrado la Misa Tridentina en toda reverencia por la fiesta del Cristo Rey. La decoración floral fue nuevamente decorada con perlas y diamantes. Los Ángeles entraban y salían. Ellos se agruparon alrededor del Tabernáculo y se inclinaron en una profunda humildad ante el Santísimo Sacramento. Cantaron la Missa de Angelis y también rezaron las letanías y consagraron el género humano al Sagrado Corazón de Jesús. Esta misa tridentina duró cerca de tres horas.

Padre Celestial habla:

Sí, amados míos, esta es la Santidad. Ustedes han celebrado ésta misa de la ofrenda según

Pío V. Así esta en mi plan. Todos los sacerdotes deben seguir este ejemplo, pero no quieren. Celebran la fiesta del Cristo Rey al final de noviembre. Eso no es la verdad. Nada debe ser cambiado, mis amados hijos sacerdotes – cualquier cosa – ni un ápice. Y ¿qué han hecho ustedes? Ustedes han dado, seguido por el II. Concilio vaticano, una misa del pueblo, y piensan que aún hoy en día tienen que hacerlo así. Se ponen de pie en el altar de la gente. Ustedes dicen que los laicos deben distribuir la Sagrada Comunión con la mano. De ninguna manera esto es cierto. Es un sacrilegio, mis amados hijos sacerdotes. Sólo en vuestras manos mi Hijo Jesucristo puede transformarse, pero sólo si están en un altar de la ofrenda y no en una mesa comunitaria. Creen todavía que se les permite hacer esto. ¿Qué tan enorme pecan, y ustedes ni lo saben. Ustedes viven en la creencia errónea e incrédula – en la herejía. Ninguno de ustedes, sacerdotes ,se atreve ir por ese camino tan complicado, como mi hijo Sacerdote, que es un ejemplo para ustedes.

Durante 11 años consecutivos recibe mi pequeña estos mensajes, acompañada de su guía espiritual Padre Rudolf Lodzig. Una vez quiero anunciar su nombre, para que sepan mis queridos hijos sacerdotes, a quien deben de seguir ustedes.

¿Cuánto consuelo, mi pequeño rebaño amado, mis amados seguidores, me dieron, al Padre Celestial, demostraron hoy, porque yo hablo a través de mi herramienta dispuesta, obediente y humilde hija Anne, que está totalmente en mi voluntad y repite sólo palabras, viniendo de mí. Gracias, mi pequeño rebaño amado, mis amados seguidores que están respondiendo a mi llamado, que me demuestran el consuelo en esta fiesta, la fiesta de Cristo Rey. Yo soy el gobernante de todo el universo, el Rey, y voy a reinar en mi omnipotencia y la omnipotencia sobre los principados del mundo. Nada puede detenerme.

Mi pequeño querido rebaño celebró esta fiesta digna. No se pueden imaginar lo agradecido que estoy por esta fiesta. Con gran alegría todo el Cielo estaba involucrado. Los Ángeles estaban a su alrededor. Han cantado con ustedes la “Missa de Angelis”.

Sí, mis amados, hoy el Sínodo llega a su fin. ¿Y qué va a salir? Pecado grave, no solo pecado grave, sino el pecado más grave. Tengo que destruirlo todo lo que ha sucedido allí. Nunca el Padre Celestial hará que este matrimonio gay sea válido, ni que los divorciados y los vueltos a casar sean admitidos a la sagrada comunión, lo que este falso profeta proclama. Él quiere cambiar incluso los 10 Mandamientos. Y qué dicen de la Biblia? Dicen en el modernismo: Tenemos la Biblia. No necesitamos mensajes de la mensajera, que tiene la misión mundial, porque es su propia imaginación. ¿Pueden hacer esta afirmación hoy, Mis amados hijos sacerdotes, que ni siquiera conocen la Biblia? En el antiguo Testamento los profetas han muerto. Y qué hacen hoy? La desprecian y la persiguen.

¿No son los perseguidos mis preferidos? Todos los que siguen la Cruz de mi Hijo deben seguir este camino de persecución. También él fue perseguido. Es por eso que tienen que seguir éste camino, porque sólo entonces es correcto. Esto deberían reconocerlo claramente mis hijos sacerdotes. Y sin embargo, siguen cometiendo este pecado. Siguen despreciando a mi mensajera, mi pequeña que lleva años expiando por mis amados hijos sacerdotes, para que no se precipiten en el abismo eterno. Ella espía hoy en este día para ustedes, en el que el Sínodo llega a su fin. Dolores insoportable tuvo que soportar durante la Santa misa de la ofrenda.

Yo la utilizo como una pelota de juego. Yo puedo tomar este dolor y también darle, porque ella me dio libre albedrío. Y por lo que perdura aún hoy en este dolor para ustedes.

Arrepentí os! El último momento ha llegado. Yo no quiero que vosotros se precipiten en el abismo eterno. Crean por fin a estos mensajes, que son revolucionarios y se envían en el mundo entero. Los creyentes reclaman estos mensajes. No los sigan llevando más lejos en esta confusión, sino lean y sigan éstos mensajes! Los amo a todos y quiero salvarles.

Hoy en la fiesta del Cristo Rey, que le han regalado a mi Hijo Jesucristo, les he derramado grandes gracias sobre todo el mundo. A través de ésta consagración mundial que me han dado, todo lo que han hecho, mis amados para darme ésta alegría, y para mi consuelo. Les doy las gracias una vez más, de todo corazón.

Les amo y les bendigo hoy en la Trinidad con todo el Cielo, los Ángeles y los Santos, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Anne: Bendito y alabado sea el Santísimo Sacramento desde ahora y para siempre. Amén

Registre su correo electrónico para recibir actualizaciones

Print Friendly