20 de agosto 2017 – domingo, después de Pentecostés

El Padre Celestial habla después de la Santa Misa te la ofrenda en el rito tridentino a través de su voluntaria, obediente y humilde herramienta e hija Anne.

En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amen.

Hoy hemos celebrado, el 20 de agosto de 2017 el 11 domingo después de Pentecostés una Santa Misa de la ofrenda en el rito Tridentino según Pio V. Hoy estuvo adornado el altar de María cómo también el altar de la ofrenda con abundantes ramos de flores. Los Ángeles entraron y salían durante la Santa Misa de la ofrenda, la adoración de los Santos estuvo muy fuerte hoy, se podían ver algunos Santos en el altar de la ofrenda. Yo he visto el Santo Bernardo de Clairvaux, la Santa Madre Anna, el Santo Joaquín el santo José y la Santa Juliana de Lüttich. La madre Dios estaba vestida con un blanco natural brillante y su Rosario de color blanco. Su corona de estrellas estaba iluminada en oro claro brillante. La figura de la Madre de Dios yo la podía ver como si estuviera viva. Además, estaban fundidos los corazones de la Madre de Dios y Jesucristo en uno solo. La Madre de Dios se movía y hablaba con su hijo Jesús Cristo. Yo no entendía ningunas palabras, pero yo notaba que le imploraba a su divino hijo que debía interceder con el Padre Dios. Yo sentía que quería posponer el acontecimiento el Padre Celestial para conmover a los hijos sacerdotes a su regreso. La Madre de Dios le imploraba a su hijo. Pero no la oyeron, esto lo pude sentir claramente. Esto la conmovía y lloraba lágrimas que yo podría ver. Yo sé que Jesús siempre va primero al Padre para pedir algo, o para sanar algo. Jesús siempre decide en la Trinidad nunca solo.

La Madre de Dios súplica hasta el final y nunca terminara de suplicar. Ella no conoce el momento del acontecimiento porque solamente el Padre en la Trinidad conoces el momento de la intervención. El deseo del padre celestial es decisivo. La deidad en la Trinidad es una. En esto la Madre de Dios no está incluida. Ella ora a la Trinidad y es la coronada en el cielo. Pero no está incluida en la Deidad. Ella era ya en la tierra la Inmaculada y por esto la han recibido en el cielo en cuerpo y alma. Ella está sobre Los Ángeles. Pero su hijo Jesucristo al contrario es el Rey en la Deidad.

Ahora hablará el padre del cielo:

Yo el Padre Celestial hablo ahora en este momento a través de mi voluntaria, obediente y humilde herramienta e hija Anne la que está en mi total voluntad y solamente repite palabras que vienen de mí. Querido pequeño rebaño, queridos seguidores y queridos feligreses y creyentes de cerca y de lejos. Hoy en este día hablo en la capilla de casa en Mellatz, mis queridos, este es un lugar especial porque es mi lugar. Esto es mi querida Mellatz, yo he fundado está capilla de casa según mi deseo y voluntad y les he construido esta casa. Ya cuando la construyeron fue mi deseo, ustedes lo han adquirido según mi deseo y voluntad, no han sido ustedes lo que han tenido el deseo de adquirirlo, sino he sido yo el que he tenido este deseo. Ustedes han cumplido mi orden, también la instalación se cumplió según mi deseo y voluntad. Y así se ve también hoy, mis queridos. Todo va a acontecer según mi deseo y voluntad.

La intervención va a llegar muy pronto pero antes habrá un gran terremoto. Una fuerte tormenta con relámpagos, truenos y grandes pelotas de granizo. Vendrá una oscuridad no natural. Los hombres van a salir de sus casas por el miedo gritando por las calles. No podrán explicarse lo que pasa, esos son los hombres incrédulos los que no pude yo iluminar e informar a través de mis mensajes. Las muchas catástrofes y tormentas que han acontecido no les han podido llamar la atención sobre mis acontecimientos. La incredulidad todavía es muy fuerte, yo todavía quiero salvar a muchos. La incredulidad y este sucio el que hoy está en mi Iglesia católica no lo puedo tolerar más yo. Tengo que intervenir, porqué mi querida Madre será ridiculizada a lo máximo y esto yo no lo soporto más. A mí me han juzgado injustamente y crucificado, este fue lo que yo soporte, para salvar a la humanidad. Pero se desprecia y se difama a mi querida Madre, la que ha nacido a mi hijo Jesucristo, por esto tengo que intervenir y por esto va a pasar este acontecimiento muy pronto.
Lamentablemente, mis queridos, no pudo salvar a muchos sacerdotes, yo mismo quería posponer este acontecimiento. Mi querida madre seguía rogando en mi trono por la conversión de sus hijos sacerdotes, pero ha tenido muy poco éxito. Pero sigue rogando por sus queridos hijos sacerdotes.

Mis queridos niños, van a vivir muchos milagros, a través de este es milagros quiero yo llamar la atención de algunos y que lo reconozcan por la inesplicabilidad de mi omnipotencia. Algunos van a poder regresar, pero muchos de mis queridos hijos sacerdotes caerán al eterno abismo. Esto me amarga, porque yo no quiero que ninguno de mis sacerdotes caiga en el eterno abismo, esto es mi deseo y de mi querida Madre. Los sacerdotes deben regresar por fin, ellos reciben de mi rayos de luz y reconocimientos especiales. Pero los dejo a su libre voluntad hasta el fin. No puedo forzarlos a aceptar la fe, la fe es la más libre decisión de cada humano. Por eso respeto todavía la libre voluntad del hombre. Ustedes mis queridos niños no pueden entender mucho, especialmente en este tiempo.

Tú mi pequeña hasta hoy no puedes entender mi intervención con mi hija Katharina. También ahí e intervenido. Un día reconocerás, que no solamente era mi deseo y voluntad, sino también lo mejor para mi hija Katharina. Mucho tiempo vas a sufrir por esto, pero créeme que te voy a soportar en tu tristeza. No vas a sucumbir a está tristeza, sino que vas a continuar. Vas a cumplir el programa del mundo hasta tu último aliento.

Y así los bendigo hoy en esta capilla de casa con todos Los Ángeles y Santos y con su querida Madre en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amen.

Yo los quiero y voy con ustedes a cada instante, tengan un poquito de paciencia los voy a proteger. Amen.

Registre su correo electrónico para recibir actualizaciones

Print Friendly

Deja un comentario

E-Mail Adresse wird nicht veröffentlicht.

*