13 de noviembre 2017 – lunes de Rosa mística y Fátima

La Rosenkönigin de Heroldsbach habla después de la Santa Misa de la ofrenda tridentina a través de su voluntaria, obediente y humilde herramienta e hija Anne.

Hoy hemos celebrado el 13 de noviembre del 2017 una Santa Misa de la ofrenda en el rito tridentino según Pio V. en toda reverencia. Hoy el altar de María estuvo sumergido en una luz dorada, las flores estuvieron iluminadas por está luz dorada. Los Ángeles entraron y salieron y se agruparon alrededor del altar de María, hoy nos hemos reunido con los Muldaneses en Heroldsbach. La Rosenkönigin de Heroldsbach ha reunido muchos peregrinos de cerca y de lejos.
La Rosenkönigin de Heroldsbach hablara hoy:

Yo vuestra querida Madre y Rosenkönigin de Heroldsbach hablo hoy a través de mi voluntaria, obediente y humilde herramienta e hija Anne, la que está en toda la voluntad del Padre Celestial y solamente repite palabras que vienen de mí.

Querido pequeño rebano, queridos seguidores y queridos peregrinos y sobre todo los queridos peregrinos de Heroldsbach, queridos creyentes de cera y de lejos. Yo vuestra querida madre los he acompañado, ustedes son los míos y pelean, pelean por lo bueno. También pelean en contra de sus enemigos, no han terminado con esta pelea, por eso les agradezco. Este último tiempo es el más difícil para ustedes por qué Satanás mete sus garras, en todas partes van a vivir la confrontación con lo malo.

También tú mi querido hijo sacerdote hayas tenido que enterarte que mi pequeña querida Katharina está cautivada en una jaula, pero yo vuestra querida Madre yo sola la liberare.

Tengan paciencia. Vuestro Padre Celestial les va a apoyar, porque ustedes pelean contra vuestros enemigos hasta en contra de sus propias familias, esto es amargo, mis queridos, si los propios niños ya no apoyan a su madre y la llevan a una casa de psiquiatría entonces sufre una madre dolores por los pecados de los niños.

Tú mi pequeña Anne iras a dormir otra vez llorando, porque tuviste que sufrir mucho en estos últimos tiempos, también hoy has vivido la persecución de sus propios hijos, agradece por eso al Padre Celestial, por qué cada persecución tiene valor de oro.

Tú has peleado por mi hijo Jesús Cristo el hijo de Dios, que hoy nuevamente han vuelto a crucificar. Esta pelea la vas a ganar conmigo, la Madre Celestial.

También mañana van a tener muchas vivencias, yo no debo darles más informaciones para el día de mañana, el Padre Celestial lo ha prohibido. Pero piensa mi querida pequeña, que peleas por lo bueno, tú peleas junto a tu Madre Celestial. Sí muchas veces tú Cruz será pesada como en el día de hoy, tú vas a poder disfrutar con tu pequeño rebaño de la alegría celestiales.

Nunca tú querida Madre te ha dejado sola, cuando el plan del Padre Celestial se haya cumplido van a triunfar y agradecerán, que han aceptado estas persecuciones.

Tú mi pequeña sabes que también deben ser salvados los enemigos de la Cruz, y esto es lo más difícil para ustedes, por eso tendrás que expiar también esta noche como en la noche anterior, se agradecida por todo porque vas a alcanzar una vez la corona celestial.
No tengas miedo de que otra vez empiecen tus pánicos, tienes que seguir peleando por lo bueno y no debes renunciar, así vas a conseguir la victoria junto con tu Madre Celestial.

Mi querido pequeño quiero agradecerles hoy que han confiado en la Madre Celestial y que me han dado su mano para la pelea. Yo los quiero y los bendigo ahora con todos Los Ángeles y Santos en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo, amen.

En el día de hoy serán especialmente queridos, van a ganar la pelea, nunca renuncien, tampoco aunque les parezca imposible.

Registre su correo electrónico para recibir actualizaciones

Print Friendly

Deja un comentario

E-Mail Adresse wird nicht veröffentlicht.

*