13 de Julio 2015 – noche de expiación en Fátima y Rosa Mystica

La Madre de Dios habla en la noche expiación en Fátima y Rosa Mystika en la capilla de la casa de gloria en Mellatz por sus herramientas y su hija Anne

 

Anne: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Esa noche el altar Señora estaba bañado en luz dorada, así como el ramo de rosas, el Niño Jesús, los Santos Arcángeles Miguel y hasta los cuatro evangelistas:

La madre de Dios hablará: Yo su querida madre, hablaré ahora y en este momento a través de mi herramienta dispuesta, obediente y humilde y su hija Ana, que sigue completamente la voluntad del cielo y hoy repite las palabras que salen de mí.

Mis amados hijos marianos, Mi pequeño rebaño amado, Mis amados seguidores, especialmente los seguidores en Heroldsbach, que han sufrido en esta Noche de adoración. Una vez más han tenido que sufrir la tensión como cada mes, se les ha puesto. La Noche de adoración, tiene muchas víctimas, pero, mis queridos hijos marianos, esta será fructífera para los sacerdotes que se negaron a volver. Ustedes saben, Mis amados hijos, sobre todo, hijos Míos Marianos en Heroldsbach que depende de su sacrificio. Todo debe ser expiado. Los pecados graves cometidos por muchos sacerdotes en este día y edad deben ser expiados. Y están preparados una vez mas, para tomar la penitencia sobre vosotros.

Por la mañana   vayan a la Hondonada (Mulde) , ahí hijos mios marianos, tendrán permiso y podrán celebrar el Sacrificio de la Santa Misa. Yo estoy con vosotros, y yo os apoyo en estos momentos tan difíciles. A menudo piensan, Mis amados hijos, que estáis solos. Se sienten solos y abandonados, porque muchos ya no quieren participar, los que antes eran sus amigos. Ellos se apartan de ustedes porque este camino, es un camino difícil. Mantengase firmes, pues así lo han prometido. El Padre Celestial está esperando esta expiación y este consuelo. Él   os necesita en este caso de   emergencia. No os deis por vencidos, sino que por sus avances, paso a paso hasta la montaña Golgota. Cuán grande es la dicha de vuestra querida Madre alrededor de vuestra expiación. Yo los tomo en esta noche mis amados en mis brazos maternales y los consuelo, pues llevan mi pena consigo. Cuanto espero yo a los Sacerdotes, a ellos los que viven la Pureza. Lamentablemente hay muy pocos de ellos. A todos los Sacerdotes los espera mi Hijo Jesucristo, a los que quieran arrepentirse y volver al camino. Por desgracia   en la actualidad se ve otra cosa.

El Vaticano está lleno de pecados graves. Este mi hijo es ofendido al extremo. Nunca deja de celebrar y compartir este gran pecado de fornicación. Se piensa que es normal. Somos humanos y tenemos necesidades humanas.

Cuan insalvable se ha tornado este muro entre ustedes mis queridos hijos, no se puede quebrantar, porque el pecado grave es un alejamiento de mi Hijo en la Trinidad. Estos sacerdotes no están dispuestos a confesar el pecado en el sacramento de la penitencia. Si pecado a pecado se acumulan y es cada vez más difícil salir de este grave pecado. En los tiempos que corren ya no sabe lo que es el pecado. Los sacerdotes ya no dan atención a sus feligreses, por el contrario, los engañan y los dirigen más a la confusión interior.

Mis amados hijos Marianos, aférrense! Yo estoy con vosotros y os doy en cualquier momento si es necesario mi apoyo. Pondré a tu disposición a Muchos de los ángeles para que estén a vuestro lado si os mantenéis.

Vosotros, mi pequeño rebaño, también habeis tomado la misión Wigratzbads. Les pido, Mis amados seguidores, apoyo de mi grupo pequeño. Lo han tenido muy difícil, y sin embargo, están dispuestos a soportar. Ellos van cada día en la pesada marcha al Santuario Wigratzbad. El desprecio propone a su encuentro allí. Pero ellos saben por qué es necesario este arte de la expiación. Es mi sitio agraciado, Mis amados hijos y yo queremos seguir trabajando allí, pero me dan ninguna oportunidad de hacerlo. Todo lo que quieren es destruir todo lo que recuerde al fundador, Antonie Rädler. Quieren extinguir lo más sagrado, porque el mal reina allí.

Pronto será diferente, mis amados hijos Marianos. Pronto van a ser capaces de disfrutar de nuevo. Sólo un poco de resistencia y coraje. Siempre más, y mas se iran haciendo mas fuertes. Ustedes no va a ser más débiles mientras se mantengan y aun a pesar de ser perseguidos. A través de los fracasos seáis fuertes, aunque parezca que no sienten nada al respecto. Por ello os quiero más.

Venid a mi mis pequeños amados, los cobijare bajo mi manto. No pasará nada, de lo que el amor del Padre Celestial no haya proporcionado en la Trinidad. Todo va a suceder de acuerdo a Su plan y Su deseo.

Benditos sean en esta noche de Adoración su querida madre con todos los ángeles y santos, el Dios Trino, Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Amén.

Manténgaos valientes y perseverar hasta el último momento! Amén

 

Registre su correo electrónico para recibir actualizaciones

Print Friendly