12 de noviembre 2017 – 23 domingo después de Pentecostés

El Padre Celestial habla después de la Santa Misa de la ofrenda en el rito tridentino según Pio V. a través de su voluntaria, obediente y humilde herramienta e hija Anne.

Hoy hemos celebrado el 23 domingo después de Pentecostés una digna Santa Misa de la ofrenda en el rito tridentino según Pio V. El altar de la ofrenda y el alta de María estaban adornados con muchas rosas y orquídeas. Los Ángeles entraban y salían. El Santo Miguel Arcángel tira su espada en todas las 4 direcciones del cielo, para apartar lo malo de nosotros.

El Santo Arcángel San Miguel tiene que mover su espada constantemente en estos tiempos difíciles para mantener lejos de nosotros lo malo, para que podamos recibir lo bueno, lo malo está abundante, no podemos decir que el malo no nos ataca porque somos los elegidos, ellos tienen que cargar la Cruz más grande, tienen que soportar grandes difamaciones. Estamos en la lucha con la Madre de Dios.

Hoy 23 domingo después de Pentecostés hablará el Padre Celestial:

Yo, vuestro Padre Celestial habla ahora en este momento a través de mi voluntario, obediente y humilde herramienta e hija Anne, la que está completamente en mi voluntad y que solamente repite palabras que vienen de mí.

Querido pequeño rebaño, queridos seguidores y queridos feligreses y creyentes de cerca y de lejos, ustedes todos están aquí para dar testimonio de mí el Padre Celestial en la Trinidad en estos tiempos difíciles. Mis queridos, si ustedes no estuviesen apoyados por mí no podrían ir por ese camino conmigo, sin la protección de la Madre de Dios y sin la mía serían consumidos por el miedo. Sí yo sacara el velo de vuestros ojos y aparecería lo divino delante de sus ojos, caerían de cara al suelo, para alavarme a mí el gran Dios Trinitario. Pero como ustedes mis queridos están en una gran pelea con el diablo, tendrán que pelear, la pelea es dura. Serán perseguidos, humillados, deshonrados y despreciados, denunciados con muchas mentiras, serán llevados a la corte y los van a denunciar, pero mis queridos, tienen que creer que yo el gran Dios estoy por encima de todo esto, yo los protejo en cada situación. ¿no les he dado a mi querida Madre como su madre? Esta Madre Celestial los quiere y ustedes son los hijos elegidos Marianos, ella también carga vuestra Cruz, ella sabe de vuestros sufrimientos.

A pesar de todos mis queridos tienen que soportar esto sufrimientos, así serán amigos de la Cruz, ustedes están expuestos por los enemigos de la Cruz esto no se les puede ahorrar, ustedes sienten diariamente mis queridos que lo malo los rodea y quiere desalentarles de la verdad, tienen que sufrir mucho, para ustedes es imposible e inhumano. Pero yo el Padre Celestial los voy a proteger en cada situación. Si no los matarían, ustedes mis queridos no solo están en la protección más alta, sino que también serán de los más perseguidos despreciados, esto significa sufrimiento de expiación por el mundo.

Mi pequeña, cuántas veces has preguntado: ¿querido Padre no puedes sacar de mi algún sufrimiento? mi querida pequeña con gusto te hubiera ahorrado este sufrimiento a ti, pero tú eres mi elegida y yo quisiera recibir muchos sufrimientos de expiación, también de mi querida Mónica.

Ustedes son las almas de expiación por los muchos sacerdotes que me niegan, en estos últimos y difíciles tiempos, estos tienen que salvarlos. Por eso era este sufrimiento de expiación por casi 9 semanas mi querida pequeña lo que no podías entender, de esto te he salvado ahora, pero esto no significa, que no tienes que sufrir graves persecuciones y difamaciones con tu pequeño rebaño.
Muchas veces te preguntas ¿qué pasó con mi pequeña Katharina? hoy no lo voy a revelar dónde está, y lo que tengo yo previsto con mi querida pequeña, está bajo mi protección especial y ustedes la van a encontrar según mi deseo. En la casa hogar de Emmermann está anunciada cómo “destino desconocido”. Desde luego esto no corresponde a la verdad.
De este director será publicado en el internet una advertencia, para que muchas personas mayores sean salvados de su arbitrariedad, esto será seguido jurídicamente por ustedes, no tengas miedo porque yo los protegeré de lo malo.

Vuestro querido Padre solo quiere lo mejor para todos sus elegidos, en esto tienen que confiar y no mirar las maldades de los hombres, miren a mi amor y alégrense de mis adicciones, mis adicciones no contienen nada malo sino solo cosas buenas, confíen y crean que mi amor está sobre todo.

Yo los bendigo ahora en este 12 de noviembre del 2017 en la noche de expiación de Heroldsbach con todos Los Ángeles y Santos en la Trinidad, en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo, amen.

Mis queridos persistan hasta el final y así serán salvados.

Registre su correo electrónico para recibir actualizaciones

Print Friendly

Deja un comentario

E-Mail Adresse wird nicht veröffentlicht.

*