11 de diciembre 2016 – tercer domingo de adviento gaudete

El Padre Celestial habla después de la santa misa tridentina de la ofrenda, según Pio V. a través de su voluntaria, obediente y humilde herramienta e hija Anne.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amen.

 

Hemos celebrado hoy el 11 de diciembre 2016 el tercer domingo de adviento, el gaudete – domingo.

Antes celebramos una santa misa de la ofrenda en el rito tridentino, según Pio V.

Esto es un domingo de alegría. Por eso el altar de la ofrenda estaba decorado con velas especiales y decoraciones de flores. El altar de María estaba en una luz brillante y decorado con lindas rosas y orquídeas. Los Ángeles y los Santos estaban felices en ese domingo en el Cielo. Esto pude verlo yo hoy.

 

El Padre Celestial hablará hoy:

Yo, el Padre Celestial hablo ahora y en este momento, a través de mi voluntaria, obediente y humilde herramienta e hija Anne, que está en mi total voluntad y solo repite palabras que vienen de mí.

Mi querido pequeño rebaño, mis queridos seguidores y mis queridos feligreses y creyentes de cerca y de lejos. Ustedes han celebrado hoy el domingo de alegría en forma digna. Alégrense todos los días mis queridos, alégrense porque el salvador está cerca. Mi mensaje especial consiste en que tu mi querida pequeña eres la llamadora en este desierto del tiempo de hoy, hasta el fin del mundo serán transmitidos mis informaciones y mensajes en el internet. Este internet lo he inventado yo. No por su conocimiento, sino por mi deseo y plan.

No se puede creer, que lejos llegan mis palabras a los hombres de todo el mundo. Mucha gente no cree que están en el pecado y no saben cómo llegar a la verdad. por eso mis queridos quiero alcanzar los hombres por el internet.

Porque tú eres la llamadora para todos los hombres, mi querida pequeña, tendrás que soportar muchos sufrimientos. Aunque este domingo de gaudete deben alegrase, vas a tener la tarea difícil, de poner atentos a los hombres de la verdad, porque la obscuridad ha oscurecido la tierra. La mente de la humanidad esta opaca.

En este domingo de hoy sienten ustedes mis queridos, que el salvador está cerca. Muchos desechan estos mensajes importantes a la basura y se acercan a lo mundano.

En este domingo de hoy mucha gente se va a adaptar a las alegrías mundanas. No se les pide nada y no necesitan cambio en sus vidas. los hombres están metidos en los deseos mundanos. Ni si quiera saben que significa la fiesta de navidad. No saben que el salvador está cerca, que se celebra el nacimiento de Jesucristo en un triste establo en Belén en la fiesta de navidad.

El pequeño niño Jesús quiere soltar a los hombres de las cadenas del pecado y ni si quiera lo notan. No quieren prestarles atención a los sentimientos. El corazón que se anhela a lo religioso no se debe mover. Se engaña por las alergias mundanas. No se quiere participar en las alegrías del cielo, porque lo sobrenatural hoy en día es un tema prohibido.

Solamente quien está unido en la fe va a participar en las alegrías celestiales. Alegrías mundanas, mis queridos, pasan, pero los del cielo quedan. Por eso se alegran todos los días unidos en la paz. La paz debe venir finalmente para toda la humanidad.

Por eso mi Hijo Jesucristo nació en la santa navidad para irradiar alegría en los corazones de los hombres. de esta santa navidad deben alegrarse. Esto es el significado de la fiesta de la navidad. El amor del pequeño niño Jesús debe alegrar sus corazones.

Prepárense en este tercer domingo de adviento, a esta santa fiesta, porque han encendido hoy esta tercera vela. Debe irradiar en sus corazones y alcanzar a todos los hombres.

Sus corazones deben partirse de felicidad, porque deben distribuir la bondad y el amor. El amor va a traspasar sus corazones tan fuertes, que ustedes mismos van a ser un incendio de amor. Este amor deben transmitirlo a hombres que quieran recibirlo.  Eso son los hombres que rechazan el pecado y que cumplen completamente mi deseo. También cuando sea difícil, también cuando la cruz es muy pesada deben mis cargadores de la cruz, decir un “si”. También cuando no se les da ninguna posibilidad de que los problemas se mejoren, no deben rendirse, sino mirar al futuro con esperanza y confianza.

Síganme mis queridos, porque están reforzados. Pero si siguen a lo mundano y buscan ahí su alegría, el satán podrá atraparlos. Los hombres pueden tentarles. Pero si aceptan el deseo del Padre Celestial, pueden disfrutar las alegrías del Cielo ya en esta tierra y la paz entrara en sus corazones. Esto, mi paz, deben transmitirles. Esto es mi mensaje de hoy, en el tercer domingo de adviento en la fiesta gaudete.

Mucho no van a entender mis queridos. Lo único que les deseo es, que la paz que está en sus corazones este domingo será transmitida a toda la humanidad, a los hombres creyentes que tienen una profunda confianza en Dios. la santa noche está cerca en la cual el salvador nació. De esta noche se deben alegrar todos, la luz quiere irradiar en sus corazones y esta luz de la verdad llegara hasta el fin del mundo. Esta obscuridad que ha recibido el mundo, saldrá. Cuando entre la paz va entrar también la alegría y el amor en los corazones. La alegría dejara alumbrar los corazones. Alégrense y quiéranse unos a los otros. Transmitan ese amor, entonces estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo.

Ahora les bendigo, en esta paz y la alegría de la fiesta de la navidad, a la fiesta del nacimiento de Jesucristo, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu santo. Amen.

 

La paz este con vosotros y la alegría del día de hoy debe irradiar en sus corazones.

Registre su correo electrónico para recibir actualizaciones

Print Friendly

Deja un comentario

E-Mail Adresse wird nicht veröffentlicht.

*