08 de octubre 2016 – sábado, cenáculo

La Madre de Dios habla después de la santa misa tridentina de la ofrenda según Pio V. a través de su voluntaria, obediente e humilde instrumento e hija Anne.

Anne: en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amen.

Hoy, 08 de octubre del 2016, hemos celebrado en la iglesia de la casa de Goettingen, el cenáculo.

Antes hemos celebrado una digna santa misa de la ofrenda en el rito latín, por Pio V.

El altar de María estuvo en ese día especialmente decorado con hermosos ramos de flores.

Esas flores debían decirle a la Madre de Dios, de que nosotros la queremos. Queremos honrarla, porque mucha gente la desprecia en este tiempo. Ellos desprecian a la querida Madre de Dios, la Theotokos y la más pura entre todas la puras. Por eso queremos nosotros en este día, prepararle una alegría a la Madre de Dios, de seguir su llamado.

La Madre de Dios hablara hoy:

Yo, vuestra querida Madre hablo ahora y en este momento, a través de mi voluntaria, obediente y humilde instrumento e hija Anne, la que está totalmente en la voluntad del Padre Celestial y que solo repite palabras que vienen de mí.

Querido pequeño rebaño, queridos seguidores, queridos peregrinos y queridos creyentes de cerca y de lejos. Yo los quiero a todos ustedes y los saludo, por entrar a la sala de pentecostés a recibir mis instrucciones, las que yo les quiero dar.

Querido pequeño rebaño, yo les doy las gracias a ustedes, por estar dispuestos a seguir mi llamado voluntariamente. Ustedes celebran este cenáculo lleno de gratitud y se consagran a mi inmaculado corazón, porque han vivido la seguridad bajo mi manto muchas veces. Ustedes reciben hoy las instrucciones de la Madre del Cielo. Lo cumplen en obediencia. Por eso les agradece su Padre Celestial.

Ustedes mis queridos, han sufrido mucho, pero yo, como Madre Celestial, los voy a soportar en esto. Miren mi sufrimiento, lo que tengo que soportar hoy en día, en este tiempo de la confusión y mentira y la desobediencia delante del Padre Celestial en la trinidad.

¿Se dice hoy, que desobedecen a estos obispos, a quienes tienen finalmente que obedecer?  Naturalmente al Padre Celestial, solamente a él deben obedecer.

Que significa en realidad esa obediencia? Se quiere llevar a la confusión y les enseñan la incredulidad. Tampoco deben obedecer a este santo Padre que quiere enseñarles esta fe falsa. Él es un hereje y anticristo. Lamentable esto es la verdad.

Ustedes expían y ofrecen y oran por el para que regrese, pero no ven un éxito.

Sigan orando y sigan confiando. No se desesperen, sino siempre tengan el deseo de alcanzar la voluntad del Padre Celestial. Yo solamente sé de vuestro sufrimiento y preocupaciones por la iglesia de hoy. Yo deseo, que se subordinen al deseo Celestial.

Tomen el santo sacramento del arrepentimiento y también la comunión en la boca dignamente.

Celebren diariamente la santa misa de la ofrenda en el rito tridentino, porque solamente esta misa de la ofrenda tiene validez. Si no es posible para ustedes visitar una iglesia en la cercanía en donde se celebra esta santa misa, búsquense un DVD donde la Frau Winter, Kiesseestraße. 51 b, 37083 Goettingen, Tel.: 0551-3054480 (la DVD cuesta 5 € y el libro de acompañamiento cuesta 2€) pronto van a reconocer que valioso es para ustedes, vivir en la verdadera fe católica. Recen diariamente el rosario, la escalera del cielo y el arma contra lo malo. Recen profundamente y en agradecimiento. Yo como su Madre querida rezo con ustedes.

Cuando vuestras fuerzas desvanezcan, entonces pediré al Padre Celestial por la fuerza divina. Él espera por vuestra petición, porque él sabe de vuestras debilidades. El los fortalecerá nuevamente. Cuando ustedes se encuentren débiles actuara la fuerza divina en ustedes. Con frecuencia ustedes no lo sienten, porque ustedes no se escuchan suficientemente a ustedes mismo y no buscan la tranquilidad. El Padre Celestial actúa en vuestros corazones y espera que ustedes le demuestren a él su amor en el que ustedes hablan con él. Esa comunicación pueden aprenderla en la oración del santísimo sacramento del altar. Todo pueden llevarlo a mi Hijo. Él lo oye con gusto si piden algo. Se cumple, si es bueno para ustedes y está en el el deseo del Padre Celestial.

Yo, como Madre Celestial siempre estoy con ustedes. Les abrazo si solamente una vez llaman al Padre Celestial “Padre”. Dicen: “Padre, según tu voluntad, aunque no entienda nada, yo creo y confió. Yo sé, que tú eres mi Padre, que solamente ha previsto lo mejor para mí.

Mi deseo no siempre tiene que ser conforme con tu deseo, porque son incapaces de reconocer el deseo del Padre, porque ustedes no son perfectos.

Corran hacia mi corazón inmaculado, que les confortara. Va a ser el refugio seguro en sus vidas, porque ustedes se encuentran en un tiempo difícil y de ateos.

El modernismo pronto se caerá. La nueva iglesia será construida por el Padre Celestial y esta nueva iglesia es la iglesia de la gloria. La casa segura es el refugio en Mellatz. Eso no pueden ni ustedes ni los otros feligreses creer y tampoco entender.

Confíen en el Padre Celestial que el mismo ha reconstruido su casa. El desea que encuentren en esta casa su refugio seguro.

Busquen diariamente fuerza en la misa de la ofrenda, siempre cumplan el deseo del Padre Celestial. No será fácil para ustedes mis queridos niños de María. Pero la fuerza divina será eficaz en ustedes. Confíen que el Padre Celestial arreglara todo para ustedes y la intervención vendrá pronto. Aunque sea tremendo e inconcebible para todos ustedes, sigan expiando por los pecados y sacrilegios, que pasan en este tiempo, sobre todo los de los muchos hijos sacerdotes. Hubiera sido bueno para todos los sacerdotes si se hubieran convertido en marianos y se hubieran consagrado a mi corazón inmaculado, para encontrar un refugio seguro. Yo quiero ponerlos bajo mi manto, para que tengan acceso, cuando ellos crean que yo quiero ser su Madre Celestial, que los quiere infinitamente sobre todo a estos sacerdotes. Yo quiero llevarlos al Padre Celestial en la Trinidad.

Queridos sacerdotes, entiendan por fin, que su Padre Celestial les quiere infinitamente y que tiene un anhelo profundo por sus corazones. Entréguense completamente, con todo lo que tienen y lo que les parece cariñoso. Todo debe pertenecerle a él, porque él quiere ser el tesoro de sus corazones.

Dejen ese altar del pueblo, porque está concebido por el mal. Este modernismo, mis queridos hijos sacerdotes, quiere sacarles de la verdad y los lleva a los brazos del satán. Porque no me creen mis queridos hijos sacerdotes, como daña esta iglesia modernista, sus corazones.

Yo espero, que ustedes, sientan profundo arrepentimiento en el santo sacramento de la confesión. ¿Porque no creen en el Padre Celestial, que los quiere prevenir de la caída eterna? Porque no lo aman suficientemente? No han olvidado su promesa de sacerdote? El Padre del Cielo diariamente espera su retorno. Ustedes lo desprecian y rechazan. ¿No creen, que es muy duro para él, si no lo atestiguan a él y obedecen a sus mandamientos? Crean y confíen en su amor, entonces todo estará bien y la verdad se les anunciara.

Yo les bendigo ahora con todos los Ángeles y santos en la Trinidad como su Madre Celestial y Reina de la Victoria y de todo el mundo. En el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu santo. Amen.

La Victoria se cumplirá pronto, mis queridos niños de María. Corran bajo mi manto seguro. entonces estarán protegidos, porque aquí no les puede pasar nada, aunque el maligno trata de detenerlos, así estoy como Madre aquí para ustedes.

El Santo Arcángel Miguel apartara todo de ustedes. Amen.

Registre su correo electrónico para recibir actualizaciones

Print Friendly

Deja un comentario

E-Mail Adresse wird nicht veröffentlicht.

*