05 de noviembre 2017 – 22 domingo después de Pentecostés

El Padre Celestial habla después de la Santa Misa de la ofrenda tridentina según Pio V. a través de su voluntaria, obediente y humilde herramienta e hija Anne.

Hoy 22 domingo después de Pentecostés hemos celebrado en toda reverencia la Santa Misa de ofrenda tridentina en el rito tridentino según Pio V.
el altar de la ofrenda cómo también los altares de María estuvieron decorados con muchas rosas de colores y con orquídeas. Los Ángeles se agruparon al rededor del tabernáculo y el altar de María y le rezaban al Santísimo sacramento, muchos santos estuvieron presentes, porque estamos en el mes de noviembre de los difuntos, nosotros todavía podemos ganar muchas indulgencias para las pobres almas en este mes, porque verdaderamente lo necesitan.

El Padre Celestial hablara:

Yo, su querido Padre Celestial hablo ahora en este momento a través de mi voluntaria, obediente y humilde herramienta e hija Anne que está en mi total voluntad y solo repite palabras que vienen de mí.

Querido pequeño rebaño, queridos seguidores, queridos creyentes y feligreses de cerca y de lejos. Hoy es un día especial porque he dado una orden especial a mi pequeña de transmitir de nuevo mis mensajes, ella misma no se siente en la disposición de hacerlo porque me ha entregado su voluntad, yo lo puedo usar como una pelota de juegos, ella no está en la disposición de poner mis mensajes en el internet porque sus angustias no le dan la tranquilidad. Yo el Padre Celestial podría sacarle estás angustias en este momento, pero mi querida pequeña esto es necesario porque muchas gentes en estos tiempos difíciles pierden el verdadero camino, no reconocen lo que es verdad y lo que es mentira, sigue las mentiras y la llaman la verdad, hay mucha gente errada, qué cree que está en la verdad, siguen a los masones y ellos son los anticristos. ¿quieren ustedes esto mis queridos?, ¿quieren de verdad poner a mi hijo Jesucristo en la Santísima Trinidad a un lado?, ¿quieren de verdad un día estar delante del Juez y poder reconocer, que han vivido por mucho tiempo en pecado grave y no pueden entrar al cielo?

¿Quiero obedecer las fuerzas malas, como las fuerzas masónicas, o quieren hacer buenas obras, qué significa la verdadera fe? la verdadera fe depende de buenas obras. Si ustedes dicen yo creo y no siguen las buenas obras están en la equivocación. La fe consiste en las buenas obras, la fe sin buenas obras está vacía, van hacer cada día más débiles y no sienten que se alejan desde hace tiempo del Dios Trinitario. Las fuerzas malas les rodean y no van a sentir que ya están en el camino del anticristo.

Mi amor, el amor del Dios Trinitario les va a enseñar la verdadera fe, entréguense a este amor, esto significa quiéranse el uno al otro como yo los he amado, amor y fidelidad están unidos fuertemente.

Yo el Padre Celestial tengo que empezar pronto con mi intervención, yo quiero salvar todavía a muchos los que ya están cerca del abismo, mucha gente ni lo siente, viven en la corriente mundana se divierten y no conocen ninguna otra cosa que así mismo, tampoco van a tener el reconocimiento de que viven desde hace mucho tiempo en la incredulidad.

Mis queridos, no creen que yo tengo anhelo por ustedes, yo los quiero recuperar, pero lamentablemente encuentro vuestros corazones cerrados yo los quiero abrir para mi amor, yo los quiero protegerles de las malas fuerzas que les rodean diariamente y que los insinúan de que la mentira es la verdad, ustedes no sienten cuantas almas y he elegido y nombrado para salvarlos, estás almas elegidas sufren y expían para ustedes y sus pecados. Son solitarios y están aislados. Pero yo, el Padre Celestial los protejo, no puedo aliviar sus sufrimientos porqué hay tantos incrédulos en este tiempo.

Las autoridades de la Iglesia Católica están en una total equivocación, no se cambian a pesar de tus muchos sufrimientos mi querida pequeña, pero yo el Dios Trinitario les he dado su libre voluntad, yo no les obligó a creer, yo les pongo a ustedes atención por los muchos acontecimientos en los cuales pueden reconocer lo que es verdad o mentira.

La separación de la fe católica ya ha empezado desde hace mucho tiempo. Es un pequeño rebaño que ha entregado su voluntad a mí, al Padre Celestial y que viven la verdadera fe católica.

Muy pocos consiguen aceptar la Cruz que está destinada para ellos en estos tiempos difíciles y están parados en agradecimiento delante de Dios Trinitario. Yo quisiera transmitirles mi amor yo los quiero reforzar en sus almas, yo tengo para cada uno tareas especiales en lo Divino. Sí reconocen esta tarea, pronto reconocerán lo que es verdad y mentira, pero sí siguen queriendo seguir a los poderes malos no van a reconocer lo que me pertenece mí al Padre Celestial. Den al rey lo que es del rey, y a Dios lo que es Dios, eso es lo que dice el Evangelio de hoy.

¿Me honran a mí los creyentes que verdaderamente creen o se entregan a los humanos?

Yo los llamo a todos mis queridos, vengan a mí porque mi anhelo crece con cada cristiano que ha caído, ¿quién anhela el domingo el día del señor?, casi nadie, ¿quién ayuda hoy en día al otro, quien se esfuerza a que el otro se siente bien y que atestigüe la fe católica? Cuando ustedes no están en la verdad y también lo sienten que la otra miente, tiene que estar en la posición de poder aclararlo, solamente lo pueden hacer si tiene el verdadero conocimiento, pero sí prefieren lo mundano lo que significaría que quieren más lo mundano que a mí, no pueden seguir la verdad.

Pero yo el Dios trinitario lucho todavía hoy con mis elegidos por cada alma, estos elegidos me obedecen y están en el lado correcto, se sacrifican y expían para vosotros hasta que sigan en la verdad y no corran detrás de las malas potencias. Cómo los quiero voy a ser misericordioso con ustedes, pero también van a sentir mi justicia, mucho lo han hecho y piensan que tienen misericordia con el otro, pero esto significa que también hacen justicia, no le digan al otro sus errores pensando que ustedes son los mejores, eso es orgullo y el orgullo es del malo. Ustedes son mis pequeñas herramientas y deben ser humilde, así podrán servirme a mí y a los otros, crean en mis nuevos mensajes en los que quiero aclararles cómo podrán llegar al cielo eterno. Esto significa mi verdad y es mi objetivo Divino.

Los quiero inexpresablemente y los bendigo ahora en la Trinidad con todos Los Ángeles y Santos, en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo, amen.

Quiéranse los unos a los otros, por qué el amor nos va a unir.

Registre su correo electrónico para recibir actualizaciones

Print Friendly

Deja un comentario

E-Mail Adresse wird nicht veröffentlicht.

*